No es necesario ser religioso

El domingo pasado me desperté pronto como de costumbre para tener tiempo suficiente para arreglarme para ir a la Iglesia… pero esta vez, por alguna razón me dieron ganas de ver la Red Record y ver lo que estaban pasando. Eran unos dibujos animados cristiano, que a mí me gustaba asistir hace mucho tiempo atrás. Entonces dejé la TELE encendida y comencé a maquillarme. ¡Qué maravilla! Los dibujos cuentan historias bíblicas de una manera tan simple y espiritual, que me llevaba a situarme en lo que pasaba en la época de Jesús allá desde el baño…

Muchas personas piensan que para alimentar el espíritu ellas tiene que estar haciendo algún ritual religioso como quedarse orando de rodillas, ayunando, o repitiendo rezas y por eso muchos desisten. Orar y ayunar es bueno pero no es sólo así que invertimos en nuestro espíritu. Es como si dijéramos que sólo nos podemos alimentar comiendo alubias con arroz. Uno invierte en su espíritu cada vez que piensa en las cosas del espíritu.

Cuando yo estaba maquillándome y oyendo las enseñanzas de Jesús, aunque en dibujos, sobre quienes es mayor en el Reino de Dios, yo estaba en espíritu. Cuando yo me despierto de mañana e inmediatamente hablo con Dios acerca de aquel día, yo me despierto en espíritu. Cuando yo persevero, perdono, creo, sirvo, practico la Palabra de Dios, yo también estoy en espíritu. A veces no leí La Biblia aquel día pero medité en algo que está escrito en ella…

Tu espíritu no necesita una religión para ser fuerte, sin embargo, sí necesita de Dios y todo lo que tiene a ver con Él. Mientras más cerca de Dios estás, más fuerte tu espíritu es. ¡Hasta tu semblante cambia! Tus ojos brillan más, tu sonrisa es más verdadera, tu postura es más firme. No andas cabizbajo…tu lenguaje corporal es de alguien que está cerca de la luz.

Yo recibo comentarios de personas que leyeron nuestros libros todos los días y aunque algunas no son espirituales, les gusta mucho y se sienten bien consigo mismas. ¿Sabes lo que es eso? Invirtieron en el espíritu! Pero no se puede alimentar el espíritu sólo algunos días…

Además de todo lo que hago para mi espíritu, yo también hago las siguientes cosas:

Mis amistades son espirituales porque sólo ellas pueden ayudarme a mantenerme firme en espíritu.
Participar de reuniones en la Iglesia por lo menos tres veces a la semana porque es allí que aprendo más sobre las cosas del alto.
Hablar y pensar en Dios porque sino, de nada sirve lo demás.
Leer la Palabra de Dios porque es la fuente del Espíritu de Dios.
Leer blogs y libros espirituales (de la misma fe!) porque me fortalecen mucho.
Ver la programación de la IURDTV.com porque activa mi fe.
Practicar lo que predico porque sino, ¿para qué ser espiritual?
Y tú, ¿haces alguna cosa más? Deja aquí tu comentario…

Mensaje extraído del Blog Cristiane Cardoso

febrero 01st, 2013 Posted by IURD Incluido en: Para la mujer ,

Sea el primero en comentar Comente este artículo

Su E-mail es confidencial, no será publicado. Los campos señalados son necesarios *