¿Frío, tibio o caliente?

Es en los momentos de dificultad que las personas manifiestan la verdadera fe.

El pasado domingo, miles de personas siguieron de cerca el Estudio del Libro del Apocalipsis realizado a las 18 hs. en la Iglesia Universal del Reino de Dios en Portugal, y transmitido simultáneamente por IURDTV.

Durante la concentración de Fe, el obispo Edir Macedo explicó que para alcanzar la salvación, el cristiano enfrentará luchas y que para vencerlas será necesario mantenerse firme en la fe, lea fragmentos de la reunión:

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Tú dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo.” Apocalipsis 3:15 al 17

Las cartas de las iglesias, en el libro del Apocalipsis, son un análisis de los varios tipos de cristianos que existen en medio de las iglesias. En la última carta, el tema que predomina es destinado a aquellas personas quese acomodan en su fe, de aquellos que, no son totalmente incrédulos, que no toman ninguna actitud, sino que son indiferentes a las promesas de Dios y a los pasos necesarios para alcanzarlas.

“Quien es ‘tibio’ es quien aflojó en la fe, quien dejó de luchar y se acomodó a las circunstancias”, dijo el obispo Macedo.

La iglesia de Laodicea, descripta en el versículo anterior, muestra que se acomodaron y su despreocupación por la salvación, por eso es definida como “pobre, ciega y desnuda”, pues de su alma y actitudes nada se aprovechaba. No pasaba por luchas, no renovaba su fe, ni avivaba su espíritu.

Usando el ejemplo de esta iglesia, el obispo Macedo destacó que son las luchas las que revelan el poder de la fe. “Cuanto más perseguido fuera, mejor para usted “, dijo el obispo.Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos,” Mateo 5:10

“La espina dorsal de la iglesia de Laodicea es la tibieza, el estado de indiferencia, una persona indiferente incomoda más que una persona pesada porque mientras somos enérgicos en la fe, entonces, reaccionamos,” concluyó el obispo.

 

febrero 25th, 2013 Posted by IURD Incluido en: Mundo Cristiano , ,

Sea el primero en comentar Comente este artículo

Su E-mail es confidencial, no será publicado. Los campos señalados son necesarios *