Dos Maneras De Reaccionar Ante Los Chismes

Una que te perjudica y otra que te hace muy bien:

Sintiendo algo. Esta, como debes haber imaginado, es la que te perjudica. Si te entristeces, quiere decir que lo que hablaron de ti consiguió herirte y la consecuencia de eso es aislarte de todos. Si te quedas con rabia, acabas queriendo venganza y haciendo aquello que nunca querías. Si te sientes injusticiada, te quedas a la defensiva, y procuraras personas que escuchen tus razones, lo que acaba llevándote a hacer lo mismo que esa persona hizo contigo.

Estar por encima de eso. El Señor Jesús dijo que somos bienaventuradas cuando somos criticadas, cuando hablan mentiras sobre nosotras, entonces regocíjate. Claro que no vas a saltar de alegría cada vez que hablan mal de ti, pero puedes reafirmar aún más que eres una bienaventurada y que probablemente eres muy envidiada por las chismosas. Ser de Dios es estar por encima de lo que se siente. Es confiar en lo invisible e inaudito. Es creer que todo coopera para aquellos que aman a Dios.

Mira sólo como Dios lidia con eso:

“Porque honraré a los que me honran, pero los que me desprecian serán despreciados.”

1 Samuel 2.30

Es decir… ignora a aquellos que te desprecian. No necesitamos responder a todas las críticas o comentarios maliciosos a nuestro respecto, pero necesitamos sí, despreciarlos por nuestro propio bien.

febrero 18th, 2013 Posted by IURD Incluido en: Para la mujer , ,

Sea el primero en comentar Comente este artículo

Su E-mail es confidencial, no será publicado. Los campos señalados son necesarios *